III DIVERCUENTOS de Asilim, porque la diversidad cuenta

Hoy estoy muy feliz, porque acaba de ser la III edición de Divercuentos, porque la diversidad cuenta, una de mis contadas más queridas. ¡Te lo cuento con pelos y señales!

Asilim es la Asociación para la Integración Lingüística del Inmigrante en Madrid, una entidad a la que le tengo un especial cariño. Son un grupo de profesores/as de español como lengua extranjera, que se dedican a enseñarlo a quienes vienen de otros países y necesitan aprenderlo para integrarse en Madrid.

Una de sus actividades anuales es la Semana de la Diversidad, y dentro de ella, esta sesión de cuentos interculturales.

Lo que hacemos es invitar a las personas que están pasando o han pasado por sus aulas para aprender o enseñar español, para que nos cuenten sus cuentos favoritos de su país natal, en su idioma materno. Los acompañamos narradores/as hispanohablantes, y hacemos una «contada en versión original con interpretación casi-consecutiva», que es, hasta donde yo sé, ¡la única que se hace en Madrid! (y puede que la única del mundo entero, jajajaja)

A medida que contamos, marcamos en el mapa los sitios de donde venimos, y al final el mapa queda así de chulo:

cuentos interculturales de Asilim

 

Este año tuvimos cuatro parejas de narración, te las presento:

Abrimos con Mohamed, de Senegal, y Simone, de Italia, contando en Wolof.  Un cuento divertido y muy actual sobre un pájaro, y una serpiente que no lo deja en paz: «Las desgracias nunca vienen solas»

Mohamed y Simone cuentan cuentos interculturales

 

Después vinieron Lavinia, de Rumanía, y Andrea, de Chile. Nos contaron en rumano-chileno la historia de «El saquito de monedas», sobre un gallo listísimo que consigue burlar a todo un Marqués, salvar la vida y hacerse millonario:

Lavinia y Andrea, cuentan un cuento intercultural

 

Después tuvimos a Malika, de Marruecos, y a Susana, la única madrileña del grupo, con un cuento divertidísimo sobre un gato cuyo dueño es un poco obsesivo con la limpieza. En pleno invierno. A 40 grados… bajo cero. En árabe:

Mailika y Susana cuentan el cuento del gato

 

La cuarta pareja eran Nadia, Palestina, y Margalida, Mallorquina, con un dulce cuento sobre Jbine, la niña con cara de quesito, con canto propio y romance incluido. En árabe también:

Nadia y Margalida cuentan el cuento de Jbine

 

Para cerrar, me traje un cuento tropical, del caribe colombiano, esta vez sin acompañante porque la versión original ya era en español. Conté «El hombre caimán», y aproveché que estaba sola para poner al público a cantar «se va el caimán». ¡Me divertí mucho!

Ana María cuenta el cuento de "El hombre caimán"

 

Todo esto fue posible porque Asilim existe y mima a quienes venimos de fuera. Y Asilim existe entre otras personas gracias a Azucena Lorenzo, su presidenta desde su fundación hace 15 años, en el barrio de Lavapiés en Madrid. Este evento también fue un acto de agradecimiento y homenaje a ella por su dedicación y cariño, ¡gracias Azu!

Y claro, para coordinar a narradores tan diversos hacían falta dos, que en este caso fuimos Laura, maravillosa y organizada organizadora por parte de Asilim, y yo, Ana María, por parte de Cuentos, Cuenteros y Otros Seres Fantásticos, que llamé a mis amigos narradores hispanohablantes para recibir sus cálidos «sí, quiero» a nuestra propuesta.

Nos divertimos un rato:

Laura y Ana María, organizadoras de los cuentos interculturales de Asilim

 

Solo me queda decir GRACIAS, GRACIAS, GRACIAS, GRACIAS….

Un verdadero placer y todo un honor ser parte de la diversidad. Me encanta.

 

Gregorio, Arturo y los peces de colores- CuentosyCuenteros.com
Gusano - CuentosyCuenteros.com

¿Quieres estar al día?

Si quieres, dame tu nombre de pila y tu correo, así te aviso de las próximas contadas y actividades de cuentos. No soy nada pesada y nunca jamás le daré tus datos a nadie, que yo también odio a quienes hacen eso tan feo.

8 + 9 =